Música para explicarse el 2016.

Dic 30
Música para explicarse el 2016.

 

 

 

"It's all shit, it's all shit, it's all shit." Canta Poliça en las primeras líneas del álbum United crushers en el que, cansados de la protesta, buscan en el arte posturas para enfrentar la injusticia social, el aislamiento y la duda sobre uno mismo, y el declive de la vida urbana detrás de la gentrificación.

“This has been a spiteful fucker of a year”  escribe la periodista feminista Laurie Penny. Se fueron los héroes, lamenta en alusión a la muerte de Bowie, a la que se suman las de la Princesa Lea, Muhammad Ali, George Michael, Prince y Cohen. “Murieron junto con la idea de que el mundo estaba cambiando para mejor”.

http://www.newstatesman.com/2016/12/no-more-heroes

Un año triste para la música, pero por otro lado, el 2016 fue un año en el que la música recibió el más alto reconocimiento fuera de su arena como un arte en el que la letra, aparejada a la nota, captura el espíritu del tiempo en que vivimos. Si bien el espíritu de este año podría parecerse al de 1963 cuando se escribió A Hard Rain´s A-gonna fall, la interpretación de Patti Smith en la ceremonia de entrega del Nobel a Dylan nos trae de vuelta a esta realidad que hoy entendemos a través de nuevos significantes.

 

I met a young child beside a dead pony/

I met a white man who walked a black dog/

I met a young woman whose body was burning/

I met a young girl, she gave me a rainbow/

I met one man who was wounded in love/

I met another man who was wounded with hatred/…

Después de un 2015 en el que la música sonaba más bien a “un fondo para bailar, correr o cocinar”, y reflexionaba poco sobre la sociedad en que vivíamos, el 2016 trajo de vuelta las posturas políticas explícitas al mundo de la música. Esto comenzó tan pronto como en enero de 2016 con PJ Harvey y su álbum The Hope Six Demolition Project en el que denuncia las políticas de vivienda invasivas y expulsoras del gobierno estadounidense, no sólo en su país sino en cualquiera  en el que interviene.

 

Sin embargo estas expresiones frente a la política institucional no fueron abundantes, con excepción de lo que ocurrió en torno a la elección de Trump, en donde una gran cantidad de músicos hicieron su esfuerzo para detenerlo, como Green Day y su protesta en los American Music Awards cantando 'No Trump, no KKK, no fascist USA'

 

https://www.theguardian.com/music/video/2016/nov/21/green-day-protest-at-amas-no-trump-no-kkk-no-fascist-usa-video

Pero las proclamas no se convirtieron en nuevos materiales discográficos, quizá por que para los punks blancos no está su piel en juego; no son a ellos a quienes deportan, detienen, encarcelan y disparan. En cambio, las denuncias fueron abundantes en las producciones de este año en el Hip-Hop y el R&B. Konnichiwa de Skepta es la postura más anti autoritaria del rap este año en el que el movimiento Black Lives Matter siguió activamente manifestando su rechazo a la persistente brutalidad policiaca.

 

Me and my Gs ain't scared of police/

We don't listen to no politician/

Everybody on the same mission/

We don't care about your ‘isms and schisms,

 

Desconfianza, independencia y misticismo tuvieron una fuerte presencia en la música del 2016, frente a la angustia existencial de la incertidumbre, y más allá de los intentos por transformar la realidad. Un claro ejemplo de ello puede entenderse con Radiohead, quienes en 2003 se opusieron frontalmente a Bush en Hail to the Thief, y en el 2016 con su A Moon Shaped Pool persiguieron una forma más personal de iluminación moviéndose más allá del cinismo. Lo que estamos viviendo, cantan, “goes beyond me, beyond you,” enfrentando el caos con una inquietante forma de contemplación.

 

Esta exploración emocional y misticismo frente a la catástrofe en cámara lenta, es común en varios materiales del año. World is going brazy/ Where did we go wrong?/ It's a tidal wave/ It's a thunderdome advierte Kendrick Lamar en Untitled Unmastered. En Atomic de Mogwai, se explora una amplia gama de emociones entre la vida y la muerte, la esperanza y el miedo, la paz y la guerra, y lo atómico y lo orgánico que nos trae la renovada carrera por las armas de destrucción masiva. De la misma forma, Explosions in the Sky en The Wilderness hablan de la ansiedad por la desintegración y la pérdida de luz.

 

Aflicción y adicción son para Fat White family en Songs for our Mothers los ejes de su trabajo este año. Se inspiran en alcohólicos, degenerados y abusadores domésticos para apartarse de cualquier optimismo de amor y paz, y cantar con un corazón a medio vaciar sobre la desidia y las oportunidades perdidas.

 

Michael Kiwanuka dejó el romanticismo de su primer álbum y  ahora se busca a sí mismo en una crisis existencial que expresa en Love & Hate. Christine and the Queens en Chaleur Humaine explora los matices de su identidad queer y su significado en la esfera pública y privada de una forma “reveladora e intoxicante”. Anhoni deja de reconfortarnos y nos invita a escarbar en Hoplesnesss, mientras que el Oh No de Jessy Lanza se trata de transformar la ansiedad y el extrañamiento, y es al mismo tiempo es “un elegante manifiesto que prueba, una vez más, que las chicas tristes no son sujetos vulnerables y silentes”.

 

En este sentido, los álbumes de Jenny Hval (Blood bitch), Cate Le Bon (Crab day), Joan As Police Woman (Let it be you), Kate Tempest (Let them eat chaos), Hinds (Leave me alone), Warpaint (Headsup) y Savage (Adore life), nos recuerdan nuevamente este año, que el movimiento feminista en la música lo tiene todo y de lo mejor.

 

Cuatro de los mejores álbumes de este año nos llevan a mirar a través de la muerte y destrucción con la voz de la experiencia. Nick Cave, que siempre ha jugado con la muerte, ahora la confronta en Skeleton tree. Después de pasar por un trauma inconsolable atraviesa los momentos más obscuros para terminar con un “It´s all right now”, quizá diciéndonos que esto también pasará.

 

You want it darker de Leonard Cohen también mira de frente a la muerte y saca de ahí música de la más profunda sensibilidad.Black star de David Bowie es la noche de un día que termina con la calma de que no hay una estrella brillante que seguir, porque ya no hay nada que perder. Iggy Pop con Post Pop Depression retoma la introspección que inició en 2013 con I am ready to die, sabiendo que cuando llegando al fondo es una forma de llegar a la cima.

 

Como escribiera Lindsay Zoladz, la música en este modo no es exactamente tristeza, sino una expresión de un tipo particular de fuerza que permite afrontar las contradicciones, complejidad y el amplio espectro emocional de la experiencia vivida. Por más obscuros que suenen, estos me han parecido los mejores álbumes en la revisión del año. Es pop, es en inglés, es hasta cierto punto global, como las tendencias que nos atraviesan.

 

Aquí va la selección personal completa del 2016. Y que nos echen el 2017.

 

Nick cave & the bad seeds – skeleton tree

David bowie – blackstar

Christine and the queens – chaleur humaine

Mogwai – atomic

Brian eno – the ship

King creosote – astronaut meets appleman

Llambchop – flotus

DJ Shadow – The Mountain Will Fall

Wilco – Schmilco

The Last Shadow Puppets – Everything You’ve Come To Expect

Radiohead – A Moon Shaped Pool

PJ Harvey – The Hope Six Demolition Project

Agnes Obel – Citizen Of Glass

Steve Mason – Meet The Humans

James – Girl At The End Of The World

The Coral – Distance Inbetween

Red Hot Chili Peppers – The Getaway

Suede – Night Thoughts

Poliça – United Crushers

Leonard Cohen – You Want It Darker

ANOHNI – Hopelessness

Angel Olsen – My Woman

Savages – Adore Life

Avalanches – Wildflower

Goat – Requiem

Michael Kiwanuka – Love & Hate

Iggy Pop – Post Pop Depression

Van Morrison – Keep Me Singing

David Holmes – Late Night Tales

Warpaint – Heads Up

Hinds – Leave Me Alone

Tindersticks – The Waiting Room

Gregory Porter – Take Me To The Alley

The comet is coming - Channel the spirit

Kate Tempest - Let them eat chaos

Cavern of anti-matter - Void beats/ Invocation Trex

Explosions in the sky - The Wilderness

Joan as police woman - Let it be you

Billy Bragg - Must I paint you a picture? The essential billy bragg

Underworld - barbara, barbara

Cate Le Bon - Crab Day

Fat white family - songs for our mothers

Jenny Hval - Blood Bitch

the gloaming - 2

Equiknoxx - Bird sound power

Jill Scott - Wild cookie en woman

Kendrick Lamar – Untitled Unmastered

Solange – A Seat at the Table

Jessy Lanza – Oh No

@hektanon fue Dj de News (luz y sonido escolar), vocalista de Circos (grunge escolar, no se molesten en googlear), Dj en el Evangelina Ultrabar (alias el Evas) y orgulloso padre de un Dj en formación.