Hablemos de Jalisco …con los bobots

Feb 10
Hablemos de Jalisco …con los bobots

La semana pasada, el Gobierno de Jalisco presentó su tercer informe. No hay novedad respecto a formato y contenido: en resumen y de acuerdo a su versión, todo va perfecto y lo qua va poquito mal es culpa de otros países y planetas.

 

La idea era que el evento saliera bonito, a pesar de que el Góber tuvo a bien irse a padrotear en su moto Chopper y no pudo ir a dar ni informe ni cara, dado que se rompió la pierna a mala hora... Pésimo augurio que se potenció con la incomprensible idea de no convocar a diversos organismos de la sociedad civil del Estado y Ciudad.

 

Organizaciones fundamentales como los padres de los desaparecidos locales, defensores de inmigrantes, ciudadanos de Temacapulín, la red Tómala, el CEJ, Ciudad para todos, GDL en bici, Femibici, IMDEC, asociaciones de vecinos y decenas más que son ejemplo nacional de sociedad civil organizada y sin interés partidista quedaron excluidas ante la voz “ciudadana” de expertos del CIDE, MIT y el Banco Mundial entre otros.

 

Luego organizaron una glamorosa “glosa ciudadana”; algo que en politología sería descrito como “maquillaje forense de regímenes”.  De modo que no sólo nos tupieron con la clásica campaña de millones que este año fue bautizada como “Hablemos de Jalisco”, sino que además, la glosa ciudadana fue acompañada por una campaña de bots en Twitter, que se muestra en la siguiente imagen:

Los bots son cuentas tontas hechas manual o automáticamente y solo emiten retuits frente al estímulo de determinadas cuentas prestablecidas. Quienes las venden y compran lo hacen porque sí afecta a los trending topics, toda vez  que el algoritmo de Twitter para determinar los TT’s incluye solo el factor cantidad. Si añadieran una restricción de tiempo a la fórmula, harían lo que se hace en procesamiento masivo de datos…se elimina.

 

 

Lo que un bot no logra jamás es construir tejido de red. Ese tejido que tiene que ver en Twitter con el natural responder, retuitear, dar like, comentar o recomendar de los usuarios. Solo esa masa pensante e interesada en el tema tira líneas y provoca sistemas complejos de debate agrupados o dispersos, pero siempre en líneas con diversas direcciones. Encontrarlas tiene qué ver con diseño, programación, minería de datos y graficación. Física y TI a secas.

 

De modo que quien le hizo al tramposo y decidió comprar bots debería explicar cuánto pagó y qué logro la vulgar compra del aplauso falso. Los jaliscienses hablamos de Jalisco cotidianamente, sin faramallas; a diario y sin fechas fatales. Uno a uno, en grupos o en las redes sociales. Ese vital diálogo no lo calla ningún bot.

 

Ya nos somos bobots.

 

Carlos Páez // Luis Natera

 

--------------------------------

Nota metodológica: Para realizar el estudio se monitoreó el hashtag #GlosaCiudadana durante el día 3 de Febrero del 2016. Se recopilaron más de 20,000 tweets que fueron procesados a partir de la ciencia de redes, una vez que se identificaron patrones de bots (comunidades que solamente interactúan con cuentas específicas dando retweet) se validaron a partir de un muestreo a las cuentas de twitter para comprobar que su comportamiento es solamente de retweets a cuentas oficiales o de marcas, generando unos cuantos tweets originales para no ser detectados por el algoritmo de twitter.