Guadalajara a un año

Oct 3
Guadalajara a un año

 

 

Hoy hace un año cambiamos de color en el municipio de Guadalajara.

 

 

Lo que me gusta 

  • El PRI agoniza repitiendo el patrón de Peña Nieto. Gobierno mal percibido, sin candidatos presentables y en plenas patadas bajo la mesa. Luego de la experiencia del 2000 cuando pensamos que transición era democracia y fue que no, los demócratas de México debemos tener claro que luego de echarlos del poder en 2018 debemos quitar las tuberías de dinero que conducen al PRI por muy diversos medios. Jalisco conoce bien al PRI. Nunca más.

  • El PAN Jalisco es su cáncer y las demás fuerzas políticas parecen seguir la vieja fórmula de que “cuando tu adversario falla…no lo interrumpas”. El PAN local merece seguir en el rincón luego de tres administraciones estatales tóxicas para la Ciudad y Estado. Le faltan algunos años para renacer. Siguen castigados en lo local aunque en la elección presidencial despertarán del coma.

  • La inercia hacia una “casa común” más humana es ya imparable. 10 años de activación ciudadana organizada han cambiado la cultura de la Ciudad. Usos mixtos, bicicletas, movilidad inteligente, conciencia ambiental, tolerancia, libertades. Nada le debe Guadalajara a Emilio González, Alfonso Petersen, Aristóteles Sandoval, Ramiro Hernández ni Enrique Alfaro en materia de cultura ciudadana. Esa energía vital que puso de moda la aspiración de una ciudad humana debe ser aprovechada por Enrique Alfaro. Su única alianza política posible es con los ciudadanos. Ojalá lo tenga claro. El MC no tiene ni tendrá base social; como el PAN.

  • Banquetas libres, el combate a la venta ilegal de medicamentos en el Santuario y de autopartes robadas en 5 de febrero son fundamentales. Pero falta mucho esfuerzo y persistencia para que sean realidad permanente. Urge apretar.

  • El proyecto de peatonalización de Alcalde va a marcar un hito en la Ciudad. Una estrategia de densificación que lleve vivienda a la ciudad vieja puede ser un proyecto estructurante y de recuperación de ciudad.

  • Muchas hectáreas del municipio de Guadalajara son claramente “polígonos de paz” y otras muchas se encuentran en proceso de pacificación. El tejido social del municipio es cada vez más sano, la pobreza es residual y el encuentro casual entre distintos en la calle se ha multiplicado.

  • Cierto, el robo con violencia ha subido, pero Guadalajara está lejos de ser un municipio de alto riesgo. En la colonia Condesa de la ciudad de México hay evidencia de cobros de derecho de piso y extorsiones masivas. Tenemos que comprender que la violencia no es binaria sino un grado. No creo que el municipio sea más inseguro que hace un año. Esa tarea es un largo camino de mucho más que policías y patrullas. La paz  también la hacemos los ciudadanos. Menos Lords y Ladies ayudarán mucho.

  • Bien por el uso gratuito de Parques y Bosques.

  • Con Ramiro Hernández como referencia inmediata anterior, Alfaro la ha tenido fácil. La Suerte.

  • A pesar de la millonaria inversión del PRI gobierno, UdeG y otros actores para “tumbar” a Alfaro, va solo rumbo a 2018. Ver hemos.

  • “Política es “gradualismo” dicen los clásicos. Si no ocurre algo extraordinario, Enrique Alfaro será Gobernador en 2018 y seremos el primer Estado que vaya por la tercera opción. Espero de verdad que sea la buena. De lo contrario tocará buscar la cuarta.

  • Prefiero a Enrique Alfaro que a Raúl Padilla, un panista arrebatado o sindicalistas a cargo de mi Ciudad y Estado. Tampoco sería su Pípila. Hay momentos para pensar en el largo plazo y otros de enfocarse en el aquí y ahora.

  • Los ciudadanos activos son cada vez más; decenas de causas, obsesiones y voluntad ciudadana ha logrado incidir en mejores formas de gobernar y convivir. La sociedad civil de la ciudad se ha convertido en una máquina de tejer relaciones, diálogos y encuentros de discusión y acuerdo.

  • Tómala, Wikipolitica, Pedro Kumamoto, GDL 2020, Ciudad para todos, Congreso Ciudadano de Jalisco, Colectivo ecologista Jalisco, IMDEC, Corporativa de fundaciones, COPARMEX, Un Salto de vida, Tu Techo, Femibici, GDLenbici, Bicicletas blancas, Yo soy 132, Más de 131. La cantidad de personas haciendo cosas buenas por la ciudad sin doble agenda son una enorme riqueza social. Gracias a todos por tanto.

     

     

Lo que no me gusta

 

  • Enrique Alfaro creó una red en forma de sol, donde él es el único nodo central. Su carisma y maneras contrastan con el estilo FEU de su equipo más cercano. Cuánta energía ha tenido qué invertir Alfaro en defender funcionarios y cercanos que se portan como alfiles. Algunos zafarranchos han sido cosas serias y otras rayaron en el ridículo.

  • La reacción frente a críticas de todo tipo ante temas naturalmente subjetivos ha sido soberbia, agresiva y poco fina. Pieles muy delgadas y berrinches innecesarios. Enrique Alfaro y sus cercanos deben aprender la fortaleza de hacerse vulnerables y reconocer errores. Otra política es posible…y necesaria.

  • La desconexión entre el gobierno municipal y los colectivos ciudadanos. Un dialogo en un año ha sido muy poco. Temas torales como el PotMet y la aprobación de los nuevos planes parciales o Iconia deben incluir una profunda comprensión y participación social. No ha sido el caso. Tiene qué serlo.

  • La aceptación de Trino Padilla como procurador de desarrollo urbano y la ausencia de debate del PotMet dolieron fuerte. Un despropósito y upper cut. Rudeza innecesaria que debe corregirse ya.

  • El desperdicio del capital social y político de voces y mentes como la de Guadalupe Morfín, Mario Silva, Patricia Martínez, Ricardo Agraz y Bernardo Fernández entre otros. La ciudadanía activa de la Ciudad los conoce y confía en ellos. Es necesario que hablen más a la ciudad. Todos han trabajado duro este año por hacerlo distinto, razonable y honesto. Sus voces desde adentro nos urgen afuera. Mi reconocimiento a ellos por su sobriedad y entrega.

  • Alfaro debe olvidar toda noción de Alfarismo. Empezando por los Alfaristas.

  • Casi 2,000 millones de pesos para repavimentación suena perfecto si hablamos de 4,000 millones más para banquetas, parques, equipamiento público, señalética, alumbrado y un largo etcétera. En campaña Alfaro dijo que solo bacheo. Los automovilistas no podemos seguir siendo ciudadanos de primera para la autoridad.

  • Nunca he visto que una Ciudad emprenda un cambio cultural y de identidad con una repavimentación “ histórica”. Nunca. Faltan proyectos de ciudad. La calidad de rodamiento no puede imperar sobre la calidad de vida.

 

Esperemos que este año quienes ayudan a Alfaro no lo estorben. 2017 es un año sin elecciones que debe permitir mucho diálogo, trabajo, rendición de cuentas y eficiencia. Guadalajara está lista para ser la ciudad ejemplo de México. Sin soberbia ni sorna. Seamos en 2018 el más grande polígono de paz del país. Es posible. La oportunidad y el cartero no tocan dos veces.

 

 

Carlos Páez Agraz

@carlospaezGDL